Carta al Intendente

Gualeguaychú, 22 de diciembre de 2016

Sr. Presidente Municipal

Dr. Esteban Martín Piaggio

S/D

De su mayor consideración:

Nos dirigimos a usted con motivo de manifestarle nuestra profunda preocupación por el estado actual y futuro del predio de la Reserva Las Piedras

Discreción, cautela, secreto, sigilo, prudencia silencio. Todos éstos sinónimos nos ayudan a comprender cuál es sentido de una reserva, ya que no sólo hablamos desde el aspecto de las ciencias biológicas, es un término que nos invita a actuar con cuidado ante una situación.

Las Piedras es el clamor de un ambiente destrozado que nos pide actuar con extrema cautela porque existe un ecosistema en avanzado estado de fragilidad que merece nuestra atención como yacimiento de saberes y conocimientos que dejan de existir cuando desaparece cada ser que allí habita. Es un centro de salud ambiental, un lugar en el cuál las generaciones futuras podrán tener una mirada integradora del ser humano con el ambiente. Como riqueza natural es una porción esencial a proteger sobre la costa de nuestro río Gualeguaychú.

El fin de la presente carta es solicitar una pronta acción legal de la Municipalidad para reclamar al Instituto Agrotécnico la restitución de la parcela que ocupa en la Estancia Las Piedras ya que el comodato correspondiente ha caducado el primero de enero de 2016 y, en términos jurídicos, el propietario (Estado) no necesita ninguna justificación para tal exigencia.

La reserva Las Piedras fue declarada como zona de protección de la fauna y la flora, de acuerdo a la Ordenanza sancionada por el Concejo Deliberante local en junio de 1995 y que lleva como número 10.112. Esto comenzó a gestarse cuando el Gobierno Provincial, en 1989, cede al Municipio las 312 hectáreas que eran de su propiedad. Sólo un tercio de ese predio ha logrado mantenerse en buenas condiciones de conservación. El guardaparque de Las Piedras hace milagros para mantener la parcela que en este momento está en manos del Municipio en muy buenas condiciones y por otro lado su presencia es clave para vigilar que no se extraigan especialmente las especies arbóreas, o se haga caza de cualquier especie animal.


La poderosa maquinaria publicitaria de un puñado de gigantes empresas multinacionales logró implantar un escenario de altísimas rentas de un campo sin gente produciendo comodities para el mercado internacional, rompiendo la relación cultura-agricultura, hombre-naturaleza.

La cooptación no sólo de comunicadores sino de las universidades, los profesionales, los productores y la población toda llevó a que las instituciones educativas, incluido el Agrotécnico, también se referenciaran en el paradigma tecnológico retroalimentándolo. Este Instituto ha desarrollado actividades que están más cercanas a la rentabilidad que a la sustentabilidad y el manejo imprudente de la explotación ganadera colisionó con la protección del frágil ecosistema de la Reserva Las Piedras.

El municipio tiene la obligación (como en su momento corrigió el absurdo de aceptar un autódromo junto a La Reserva) de recuperar la totalidad del predio para iniciar un proceso de protección a través de un plan de manejo integrado para que la totalidad de los habitantes de la zona dispongan de los servicios ambientales que allí se brindaran.

La guarda realizada en estas décadas, respetando los procesos naturales e interviniendo para evitar impactos perjudiciales ha permitido la restauración de equilibrios y procesos que hoy la convierten en una joya de la biodiversidad única. Tanto así que son exhaustivos los trabajos de investigación científica que se sirven de ella. El favorable balance es atribuible a no haber cedido a los sucesivos intentos de emprendimientos privados con la tinta de la ecología.

Basamos nuestro pedido en su clara decisión de recuperar los espacios públicos para el provecho de la comunidad en general y descartamos que comprende que el uso de los servicios prestados por La Reserva son básicamente intangibles y están relacionados con la salud, la cultura y el bienestar de las generaciones futuras.

Desde ya, ponemos a su disposición nuestra buena voluntad personal y de las organizaciones que nos respaldan para acompañar el proceso de restitución de la Reserva al Estado.

Nuestra principal preocupación radica en el axioma que versa: La Naturaleza puede vivir sin el ser humano, el ser humano no puede vivir sin la Naturaleza.

Aguardando por una pronta respuesta y sin otro motivo particular, lo saludan muy atentamente,