Sus ecosistemas



Montes Xerófilos: Añejos algarrobales y ñandubaysales, verdaderas formaciones relictas, han alcanzado un desarrollo exuberante.


Pero contrastando con formaciones botánicas de nuestra flora entrerriana se destacan otras, típicas del “Parque Chaqueño”, en donde el quebracho blanco y bosquecitos de chañares son las especies características.


Completan el paisaje algunas opuntias (tunas), matorrales de sal del indio y achaparradas acacias endémicas (Mimosa osteni), que se desparraman entre gigantescos hormigueros del género Atta en suelos arcillosos, dándole al paisaje un toque pintoresco de salvajismo especial.


Bosque en galería: se desarrolla junto al arroyo Las Piedras y márgenes del río Gualeguaychú, ofreciendo una deslumbrante estratificación de laureles, guayabos, viraróes, palo amarillo, arrayanes, lianas, numerosas epífitas y herbáceas, entre las que se destaca la especie insectívora Aristolochia fimbriata.



Estas áreas de pintorescos contrastes, ofrecen refugio y sustento a destacados componentes de nuestra fauna nativa.



Si bien todas las clases pueden observarse en la zona, los más numerosos resultan los insectos, batracios (particularmente en épocas de lluvias) y las aves.



Completan la oferta antiguas instalaciones de estancia en un inmenso parque rodeado de gigantescos eucaliptos.